Primeros axilios a perros

La siguiente información le servirá de ayuda cuando tenga que suministrarle primeros auxilios a su perro, en caso de alguna emergencia. Imprima esta información y téngala en algún lugar accesible, como por ejemplo, al lado del teléfono de su veterinario. Recuerde que esta información es sólo una guía y que siempre debe llamar a su veterinario para que le aconseje lo que debe hacer.

Accidentes en la calle

Bien sea porque usted haya presenciado el accidente o porque su perro llegue a casa herido, asegúrese de retirarlo del área donde pueda ser lesionado nuevamente, como por ejemplo, la calle. Manténgalo tan tranquilo, quieto y cómodo como pueda. De ser necesario, restrínjale el movimiento para evitarle otras lesiones. Utilice vendas o telas limpias para hacer presión en las partes donde exista sangrado visible. Llame a su veterinario, tan pronto sea posible, para que le diga qué medidas debe tomar.

Cortaduras en las patas

El sangrado repentino debido a la cortadura por un vidrio o algún otro objeto afilado, regularmente ocurre en las playas y durante las caminatas. Si el sangrado es abundante, envuelva la pata con una gasa, o con una tela limpia, y asegúrelo firmemente con adhesivo. Lleve al perro a su veterinario para que reciba el tratamiento apropiado. Nunca utilice bandas elásticas u otra forma de torniquete alrededor de la pata, especialmente por períodos prolongandos (más de 15 minutos).

Ojos lastimados

Revise que el ojo no tenga algún tipo de suciedad, como por ejemplo, grama. Los objetos punzantes, que pueden ocasionar perforaciones, deben ser removidos muy cuidadosamente por el veterinario, bajo anestesia general, ya que fácilmente se pueden introducir más aún en el ojo al tratar de removerlos. Esta extracción puede ser hecha enjuagando el ojo con agua tibia y limpia. Evite que el perro se frote el ojo afectado con las patas, o contra los muebles, y llévelo al veterinario para que lo examine y lo trate. Si el ojo se encuentra severamente lesionado, cúbralo con una gasa húmeda y lleve inmediatamente al perro al veterinario.

Vómitos

No debe que inquietarse mucho si su perro vomita ocasionalmente. Sin embargo, usted sí debe preocuparse si esto ocurre varias veces seguidas durante un período de tiempo corto, o cuando el animal tiene una mala apariencia en general. Si su perro vomita persistentemente, preste atención a cómo vomita y a qué vomita, para que pueda describírselo a su veterinario, y recoja una muestra de vómito en un recipiente para que el médico lo pueda examinar. No le dé comida a su perro y llame a su veterinario para que le aconseje qué hacer.

Diarrea aguda

Esta está definida como una defecación muy blanda, la cual puede contener sangre y/o moco. Algunas veces, está acompañada por vómitos. Suprima la alimentación de su perro, manténgalo abrigado y ofrézcale pequeñas cantidades de agua, algo de glucosa, o un poco de caldo muy ligero. Si el perro está débil, letárgico o deprimido, llévelo al veterinario inmediatamente, pero si se encuentra alerta, haga una cita con el veterinario para que lo revise en lo que sea posible. Llame a su veterinario primero y preste mucha atención a las recomendaciones que le haga.

Picaduras de abejas y serpientes

Estas usualmente se identifican por producir un dolor repentino y agudo, muchas veces seguido de una inflamación y algunas veces por una decoloración de la piel. Si un perro ha sido picado en el cuello, su respiración se puede tornar difícil. Mantenga a su perro fresco y evite cualquier tipo de ejercicio. Si la inflamación persiste por más de una hora, o si la picadura se encuentra alrededor de la cara o el cuello, lleve a su perro al veterinario.

Mantenga la lengua de su perro hacia adelante y sus vías de aire despejadas. Si ha sufrido una mordedura de culebra en una pata, debe aplicar un vendaje presionado firmemente alrededor de la misma. De ser posible, identifique el tipo de culebra y lleve a su perro al veterinario inmediatamente.

Espasmos o convulsiones

Si su perro se encuentra sufriendo movimientos espasmódicos repentinos, usualmente con rechinamiento de los dientes, acompañados por salivación, micción y defecación, entonces está sufriendo un espasmo o convulsión. También puede caerse hacia un lado. Manténgase alerta a los violentos movimientos retorcidos de los músculos debajo de la piel de la cabeza, cuello y extremidades.

Lo primero que debe hacer es remover el collar de su perro y asegurarse de que se encuentre fuera de alguna área de peligro como pueden ser las escaleras, las chimeneas y las mesas inestables. Asegúrese de que puede respirar, para esto, tome su cabeza y trate de mantener su cuello lo más extendido posible. No coloque sus dedos dentro de la boca del perro. Mantenga el ambiente oscuro y tranquilo y evite ruidos repentinos como los timbres y las puertas que se cierran con violencia. La mayoría de las convulsiones pasan rápidamente, ¡aunque parezcan interminables!

Tome nota de los síntomas exactos antes, durante y después de la convulsión, y llame a su veterinario lo más pronto posible.

Dolores repentinos en los oídos

En estos casos, su perro puede rascarse la oreja y llevar la cabeza de medio lado. Puede que restriegue la oreja contra el piso, sacuda la cabeza, emita gemidos y se rehuse a que le toquen la oreja. Si esto ocurre repentinamente, puede que exista alguna semilla, o algún objeto externo, dentro del oído. No aplique absolutamente nada al oído y llame a su veterinario. Los problemas del oído deben ser atendidos temprano, antes que ocurran cambios secundarios que hagan que la situación se torne más difícil de tratar.

Envenenamiento por sustancias conocidas

Si usted, o alguien en su familia, ve a su perro tragando algún tipo de veneno, llame a su veterinario inmediatamente, pídale su consejo rápidamente y lleve el resto del veneno, en caso de que haya quedado algún sobrante, al veterinario.

Asfixia

Su perro puede estar ahogado o tirando frenéticamente de su hocico con las patas. Trate de abrir su boca y remover el objeto causante de la obstrucción. Tenga en cuenta que usted puede salir lastimado al hacer esto. Revise el cielo de la boca (paladar) del perro, ya que muchas veces los palos y los huesos se quedan atascados a través de este espacio.

En algunos casos es necesario utilizar algo de anestesia para remover con seguridad el objeto del área de la boca. Es una buena idea que usted lleve a su perro al veterinario para que lo revise, incluso después de haber removido el objeto.

Apareamiento no planificado (“Bodorrio”)

El que su perra quede embarazada accidentalmente, no es necesariamente una emergencia, pero, muchas veces, los embarazos pueden ser prevenidos. Su veterinario puede aplicarle una inyección a su perra justo después del apareamiento, con lo cual se evita que tenga cachorros. Es vital contactar a su veterinario en 24 horas para que pueda coordinar el mejor momento para aplicar la inyección.

Colapso

Si su perro colapsa, obtenga consejo veterinario inmediatamente. Ponga a su perro sobre una sábana y mantenga sus vías respiratorias libres extendiendo su cuello y manteniendo su lengua fuera para ayudar a la circulación de aire.

Inflamación

Si el abdomen de su perro se encuentra distendido y lleno de gases, llame a su veterinario inmediatamente y pida una cita para ese mismo momento.

Transportando a su perro al veterinario

Usualmente, es preferible llevar a su perro a la consulta de su veterinario, a que su veterinario vaya a su casa. Esto se debe a que, en la consulta, el veterinario tiene equipos especializados y personal entrenado para esta práctica. No le dé a su perro nada de beber o comer, en caso de que se requiera administrarle anestesia general. Coloque a su perro gentilmente sobre una sábana o un abrigo viejo, poniendo la parte del cuerpo primero.

Dos personas pueden asir las puntas de la sábana para formar una camilla blanda en la cual transferir al perro al asiento trasero del automóvil. La persona que vaya caminando de espaldas debe entrar en el carro primero para que el perro pueda ser colocado gentilmente sobre el asiento trasero. Alguien debe quedarse en la parte trasera del automóvil con el animal durante el camino a la clínica. Si el perro trata de morder, se puede colocar un vendaje o bozal sobre su hocico, temporalmente, pero no lo deje colocado por un período de tiempo largo ya que éste puede comprometer su respiración. En caso de que el perro esté jadeando, no cierre su hocico.

Finalmente, notifique al consultorio de su veterinario que usted va en camino para que se puedan preparar para recibirlo.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s