Mi gato vomita.

No es inusual que los perros y gatos vomiten de vez en cuando. Pueden haber comido algo que les haya causado malestar estomacal, o simplemente pueden tener sistemas digestivos sensibles. Sin embargo, se hace agudo cuando el vómito no para y cuando no queda nada en el estómago para vomitar excepto bilis (fluido Amarillo). Es importante que lleve a su mascota al veterinario en estos casos.

Aunque el vómito puede tener una causa simple y directa, puede ser también un indicador de algo mucho más serio. También es problemático porque puede tener una amplia gama de causas, y determinar la correcta puede ser muy complicado.

Debemos distinguir lo que es la regurgitación y lo que es el vómito propiamente tal. La primera puede producirse porque el gato come demasiado rápido y lo que expulsa es comida sin digerir,ya que el alimento sólo llegó al esófago y no al estómago,también es común en gatos obesos que estos movimientos del estómago se hagan más lentos y le cueste más digerir la comida,si este hecho se repite par un par de días se debe llevar al veterinario para que le de una dieta y medicación adecuada.Es habitual también que se expulsen las bolas de pelo,se reconoce porque tienen forma de una “rata pequeña” y su contextura es sólo pelos, si tu gato expulsa pelos muy seguido, para ayudarle a botar los pelos aparte de un cepillado más frecuente se recomienda el uso de malta que venden en farmacias y veterinarias para este motivo.Tos y atragantamiento,a veces el gato se atraganta con algo,por ejemplo pelos y tose de tanto toser puede vomitar,pero esto no se considera como un vómito propiamente tal ya que se debe al esfuerzo que hizo al toser Sigue leyendo

El gato sano

Todo el mundo puede saber cuando su gato está sano, o está cerca de contraer una enfermedad, muy sencillo, un gato sano se conserva alerta, seguro, atento a todo lo que sucede a su alrededor. Pero además es  importante realizarle exámenes periódicos que pueden ser realizados por el mismo propietario.  Un rápido reconocimiento cuando lo asea o cuando está en nuestro regazo, batará para tener una idea de su estado.  Cuando se realiza esta revisión se debe tener en cuenta:

  • Parte trasera.  Alrededor del ano, limpia, sin signos de irritación o diarrea.
  • Piel y pelaje. Debe ser lustroso y limpio, ligero al tacto, sin rasguños, ni heridas, ni pulgas, ni calvicies.
  • Orejas. La parte externa puede estar un poco sucia, lo cual debe limpiarse. La parte interna debe tener un color rosa pálido y sin signos de secreciones o restos de cera oscura.
  • Ojos. Deben lucir claros y brillantes, sin secreciones. Si el tercer párpado resulta visible, significa que el animal no está bien.
  • Nariz. Debe ser suave y aterciopelada, no debe haber costras en su superficie, y los orificios nasales deben estar libres de secreciones. Si estornuda continuamente, vea al veterinario, pues puede tener un virus que afecte el sistema respiratorio. Sigue leyendo

Mi gato no come.

Los gatos son animales que no suelen quejarse cuando sufren dolores o padecen una enfermedad, por ese motivo debemos estar atentos a su salud.  Un gato sano

La apatia y/o la falta de apetito son sintomas claros de que que algo va mal.

Los hábitos alimenticios de los gatos modernos son similares a aquellos de sus ancestros cazadores. Cuando se les da a elegir, la mayoría de los gatos seleccionarán comidas en porciones pequeñas, casi del tamaño de un ratón en porción y nutrientes, y comerán cada dos o tres horas a través del día y noche. En un estudio que hizo el veterinario Roger Mugford, los gatos que tienen acceso libre a un alimento para gatos completo comieron un promedio de 13 veces espaciadas en 24 horas. Sigue leyendo

Leishmaniosis, preguntas y respuestas

¿Qué es la Leishmaniosis canina?

Se trata de una enfermedad parasitaria grave en el perro, causada por un parásito (protozoo microscópico) denominado Leishmania.

¿Cuáles son los síntomas clínicos más comunes?

El primer síntoma clínico más habitual es la pérdida de pelo, sobre todo alrededor de los ojos, orejas y la nariz. Según la enfermedad va avanzando, el perro pierde peso aunque no pierde el apetito. Son habituales las heridas en la piel, especialmente en la cabeza y las patas en las áreas donde el perro está en contacto con el suelo al tumbarse o sentarse. Cuando el cuadro se vuelve crónico, éste se complica observando síntomas relacionados con insuficiencia renal en muchos casos Sigue leyendo

La vacunación de los perros

Es importante la correcta vacunación de los perros, cachorros y adultos contra las enfermedades más comunes: Parvovirosis, Moquillo, Hepatitis, Leptospirosis, Rabia, Tos de las Perreras, enfermedad de Lyme, Coronavirus, ….

Existen un sinfín de enfermedades contra las que podemos realizar una vacunación de los perros ; el tipo de vacuna y pauta de la vacunación debe aconsejarla su veterinario, dado que dependerá de: Sigue leyendo

La vacunación de los gatos

La prevención de las enfermedades infecciosas tiene una diferencia importante con respecto a las parasitarias, y es que para algunas de estas enfermedades se puede utilizar un producto específico llamado vacuna que protegerá a nuestro gatito si se cumple con algunas condiciones como vamos a ver a continuación.

2.3.1. Vacunas

Las vacunas pueden ser hechas con virus, bacterias o distintos tipos de hongos, estos microorganismos pueden estar muertos; vivos atenuados en su virulencia o fraccionados como en el caso de la Leucemia Felina. Para las enfermedades producidas por virus la vacunación es de fundamental importancia ya que para las virosis no existen tratamientos médicos específicos, por lo tanto el organismo es el único que puede contrarrestarlas con su sistema inmunológico. El organismo huésped (en este caso el gato), hace una reacción contra estos microorganismos de la vacuna, que se llama respuesta inmunológica, que consiste en fabricar células que reconocen ese agente extraño y también fabrican un producto que se llama anticuerpo que ayuda a su destrucción. Sigue leyendo

Trastornos de comportamiento en el gato

Hoy en día el gato se ve afectado más de lo que pensamos por trastornos de tipo psicológico, tanto que ya algunos etólogos y veterinarios se dedican a estudiar exclusivamente este asunto, y ha surgido una especialidad llamada zoopsiquiatría. Sigue leyendo