Mi gato vomita.

No es inusual que los perros y gatos vomiten de vez en cuando. Pueden haber comido algo que les haya causado malestar estomacal, o simplemente pueden tener sistemas digestivos sensibles. Sin embargo, se hace agudo cuando el vómito no para y cuando no queda nada en el estómago para vomitar excepto bilis (fluido Amarillo). Es importante que lleve a su mascota al veterinario en estos casos.

Aunque el vómito puede tener una causa simple y directa, puede ser también un indicador de algo mucho más serio. También es problemático porque puede tener una amplia gama de causas, y determinar la correcta puede ser muy complicado.

Debemos distinguir lo que es la regurgitación y lo que es el vómito propiamente tal. La primera puede producirse porque el gato come demasiado rápido y lo que expulsa es comida sin digerir,ya que el alimento sólo llegó al esófago y no al estómago,también es común en gatos obesos que estos movimientos del estómago se hagan más lentos y le cueste más digerir la comida,si este hecho se repite par un par de días se debe llevar al veterinario para que le de una dieta y medicación adecuada.Es habitual también que se expulsen las bolas de pelo,se reconoce porque tienen forma de una “rata pequeña” y su contextura es sólo pelos, si tu gato expulsa pelos muy seguido, para ayudarle a botar los pelos aparte de un cepillado más frecuente se recomienda el uso de malta que venden en farmacias y veterinarias para este motivo.Tos y atragantamiento,a veces el gato se atraganta con algo,por ejemplo pelos y tose de tanto toser puede vomitar,pero esto no se considera como un vómito propiamente tal ya que se debe al esfuerzo que hizo al toser Sigue leyendo